LA PODA, TAN NECESARIA PARA EL NARANJO COMO RESPIRAR

LA PODA, TAN NECESARIA PARA EL NARANJO COMO RESPIRAR

Hoy hablamos de la poda de los árboles, tarea en la que nos encontramos inmersos en Fruteq. La haremos una vez ha finalizada la cosecha, siempre que el estado de los árboles lo permita y el peligro de bajas temperaturas haya pasado. Nos sirve para sanear el árbol y prepararlo para la próxima campaña.

Tras la cosecha encontramos un árbol con mucho follaje, agotado ya en parte. Con la poda conseguimos airearlo, promover que renueve la leña y permitir la entrada de luz en el interior del área foliar. Con ello logramos una mejor distribución y aprovechamiento de los nutrientes y por lo tanto un aumento del calibre y calidad del fruto de la siguiente temporada. Asimismo, permitirá un control más eficaz y económico de las plagas.

La poda es una de las labores más importantes del año y requiere de mucha especialización. Todos los árboles no son iguales, ni todas las campañas tampoco por lo que hay que aplicar un “estilismo” casi personalizado, así como los instrumentos apropiados para cada caso. De la calidad de este proceso y el cuidado e higiene con el que se realice dependerá el rendimiento del árbol y la calidad de las próximas cosechas.

 

EL PRESENTE Y EL FUTURO DE LA CITRICULTURA, LA VISIÓN DE FRUTEQ

EL PRESENTE Y EL FUTURO DE LA CITRICULTURA, LA VISIÓN DE FRUTEQ

Toda la vida estamos oyendo hablar de lo ingrato que es el trabajo en el campo, de que las cosechas se echan a perder por la piedra o de que las lluvias no llegan cuando el campo las necesita y cuando llegan lo hacen de forma demasiado intensa, en definitiva, que el trabajo en el campo es ruinoso. Si a esto sumamos el nivel de desánimo actual, nos encontramos con que el panorama agrario valenciano es muy desalentador.

En Fruteq somos conscientes de las dificultades que entraña el trabajo en el campo pero seguimos creyendo que el campo valenciano puede ser rentable. Eso sí, hemos de cambiar nuestra mirada y nuestra forma de trabajar. La agricultura ha evolucionado mucho desde que se plantaran los primeros naranjos en nuestra comarca del Camp de Morvedre en los inicios del S.XX cuando hubo que realizar un cambio de cultivo de la vid al naranjo, ocasionado por la Filoxera, plaga que acabó con el cultivo de la vid en la comarca. Se ha introducido el riego por goteo, se han incorporado tratamientos al árbol que mejoran su salud y su producción.

Las nuevas formas de trabajo implican precisión, conocimientos y tratamientos personalizados para cada huerto ya que las consecuencias de ello son unos frutos de gran calidad, con los calibres adecuados y muy valorados en los mercados. En Fruteq aplicamos esta nueva agricultura y estamos convencidos de que existe un futuro para el campo. La situación actual es adversa pero no podemos continuar lamentándonos y esperando a que las administraciones públicas pongan remedio. Modernicémonos y seremos más competitivos.