LA PODA, TAN NECESARIA PARA EL NARANJO COMO RESPIRAR

LA PODA, TAN NECESARIA PARA EL NARANJO COMO RESPIRAR

Hoy hablamos de la poda de los árboles, tarea en la que nos encontramos inmersos en Fruteq. La haremos una vez ha finalizada la cosecha, siempre que el estado de los árboles lo permita y el peligro de bajas temperaturas haya pasado. Nos sirve para sanear el árbol y prepararlo para la próxima campaña.

Tras la cosecha encontramos un árbol con mucho follaje, agotado ya en parte. Con la poda conseguimos airearlo, promover que renueve la leña y permitir la entrada de luz en el interior del área foliar. Con ello logramos una mejor distribución y aprovechamiento de los nutrientes y por lo tanto un aumento del calibre y calidad del fruto de la siguiente temporada. Asimismo, permitirá un control más eficaz y económico de las plagas.

La poda es una de las labores más importantes del año y requiere de mucha especialización. Todos los árboles no son iguales, ni todas las campañas tampoco por lo que hay que aplicar un “estilismo” casi personalizado, así como los instrumentos apropiados para cada caso. De la calidad de este proceso y el cuidado e higiene con el que se realice dependerá el rendimiento del árbol y la calidad de las próximas cosechas.